Visit Chiapas Logo
EN

¿Qué estás buscando?



Descubre Chiapas

Sunday 22 May 2022

Si bien Chiapas tiene sitios tan espectaculares que nunca dejan de sorprenderte, algunos consagrados como los favoritos para sus visitantes, también cuenta con tesoros reservados para quienes deciden explorar un poco más allá. 

 

Acompáñanos en este recuento por algunos rincones alejados de los grandes grupos turísticos, cercanos a la naturaleza y la aventura.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Conoce México (@conoce_mexico)

 

 

La Encrucijada

 

La Encrucijada es un humedal costero que se extiende desde Chocohuital hasta la Barra San Simón en Mazatán, a 40 km de Tapachula. En 1995 fue nombrada Reserva de la Biósfera, para proteger sus más de 140,000 hectáreas de biodiversidad.

 

La zona tiene como protagonista al agua, tanto dulce como salada. Con lagunas costeras, esteros, bocanas y barras por un lado y del otro el mar. 

 

El paisaje presume árboles de mangle con 30 metros de alto, entre selva mediana mezclada con palmares que traen consigo a numerosas aves, mamíferos y especies marinas que enriquecen la experiencia con su avistamiento.

 

Si quieres pasar una experiencia natural en un hospedaje con sentido ecoturístico, puedes hospedarte en las cabañas del Centro Turístico San Carlos, y así sin prisas disfrutar del paisaje y recorridos en kayak o cayucos, visitar campamentos tortugueros o toparte con aves de bello plumaje.

 

Cuando el apetito se haga presente, los restaurantes locales estarán listos para consentirte con camarones empanizados, pescado a la chamusca o pargo a la talla por decir algunos ejemplos del menú.

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Joshua Izenberg (@onlyhumanfilm)

 

Las 3 Tzimoleras

 

Del mismo río que nutre las aguas de las Cascadas el Chiflón, nace este espectacular sitio emocionante al mirarlo y aún más al aventurarse en sus caídas de agua. 

 

Como su nombre nos da una pista, este Centro Ecoturístico se encuentra en el municipio de Tzimol, aunque para llegar toma alrededor de 45 minutos, desde el centro de dicha localidad, por lo cual es recomendable hacerlo en una camioneta 4x4 a través de un tour. 

 

La recompensa valdrá la pena al llegar y admirar el paisaje que se presenta con autoridad entre el sonido y color de sus cascadas. Si quieres agregar un poco más de aventura puede interesarte descender a rappel de la cascada de 45 metros y saltar desde la de 15 metros de altura. Puede parecer un poco intimidante, pero la descarga de adrenalina es simplemente revitalizante.

 

Para completar la experiencia puedes acampar con chocolate caliente alrededor de una fogata, contar algunas historias y dejar atrás todos los contratiempos citadinos. 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Alan por el Mundo (@alanxelmundo)

 

 

Laguna Miramar

 

Una joya escondida en el corazón de la Selva Lacandona, resguardada por la comunidad que está dispuesta a recibir a los visitantes y guiarlos no solo a través de caminos físicos, sino también de reflexión acerca de la conexión del cielo con la tierra.

 

Una de las opciones para llegar a la laguna es desde Ocosingo, a través de un camino de terracería que incluso puede ser en transporte público, en un recorrido de 6 horas, así como puede ser en lancha desde Amatitlán o en avioneta desde Comitán.

 

Este Centro es manejado por 123 socios de la comunidad del ejido Emiliano Zapata, quienes a través del ecoturismo operan con servicios de hospedaje en cabañas, área de camping, renta de caballos  y restaurante. 

 

Agarra algo de energía para la caminata de 5.5 km hasta la laguna prometida en la Reserva de la Biosfera Montes Azules, uno de los últimos reductos de selva tropical en México.

 

Al fin lograrás admirar tu objetivo en medio de un paisaje sacado de un cuento de hadas, a bordo de una canoa y rodeado por aguas azules, árboles y montaña.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Gerardo Matamoros (@oralegerry)

 

Yaxchilán y Bonampak

 

Una buena idea es iniciar este recorrido desde muy temprano, alrededor de las 5:30 am, saliendo desde el Pueblo Mágico de Palenque hacia estas zonas aqueológicas. Recomendamos hacerlo a través de un tour, ya que en la mayoría del camino no habrá señal y es prácticamente a través de la selva en carretera.

 

Lo primero que te llenará la vista será la salida del sol en medio de un paisaje verde para después hacer una escala y desayunar en algún restaurante sobre la carretera, para seguir hacia la aventura. 

 

Alrededor de las 9 am, habrás llegado a la frontera entre México y Guatemala, para tomar una lancha y en un recorrido de menos de 40 minutos sobre el río llegar a tu primer destino: Yaxchilán.

 

Si sales muy temprano te recomendamos llevar agua, ya que es posible que por la hora no veas algún puesto en tu camino, pero una de las ventajas es que seguro habrá menos gente en tus fotografías.

 

El tiempo de recorrido es aproximadamente de hora y media, que será tiempo suficiente, pero seguro querrás prestarle más atención a ciertos puntos como La Estructura 33 y el Laberinto.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Lizz Huerta (@lizzhuertai2.0)

 

Una vez concluida la visita, emprende el viaje a Bonampak. No sin antes hacer una escala para saciar el apetito después de la caminata. 

 

Recuerda que como ya será mediodía, es hora de sacar el sombrero y el bloqueador si aún no te lo has aplicado, ya que por lo regular el área es calurosa, aún cuando hay tantos árboles alrededor.

 

Una vez que arribes a la Zona Arqueológica, será la comunidad quienes te guarán en sus vehículos hasta llegar al yacimiento. Aquí podrás maravillarte con las edificaciones y estelas, donde entre todos, el Templo de las Pinturas se roba el protagonismo.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Bel Reboreda (@candy_re84)



Lagos de Colón

 

Lagos de Colón es uno de los tesoros que si bien no es tan mencionado como algunos otros destinos de Chiapas, si es un punto que destaca por sus atractivos naturales.

 

Para disfrutar aún más del lugar, puedes practicar snorkel, buceo, senderismo, pesca deportiva y observación de flora y fauna.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Julissa Herrera (@juliissaherrera)

 

Seguro después de un rato de disfrutar de la refrescante visita, pasar al restaurante será una gran idea, como también lo será quedarte para acampar u hospedarte en las cabañas del lugar, para pasar la noche y continuar el viaje al día siguiente.

 

Como en todos los otros sitios de este artículo, te recomendamos calzado apropiado, repelente, toallas y cambios de ropa.

 

Vale la pena mencionar, que a veinte minutos de este paisaje natural de tonalidades cristalinas, en contraste con un azul ultramar, se encuentra El Lagartero, un sitio arqueológico envuelto en naturaleza.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por OMAR BALBUENA (@omarjairbq)

 

Arco del Tiempo.

 

El Arco del Tiempo es un reto al que pocos deciden aventurarse, ya que requiere ser amante de la aventura y tener buena condición física. Esta formación es el arco natural más grande del mundo con casi 200 metros de alto y se calcula que tiene más de 80 millones de años.

 

Esta gema escondida en Chiapas se encuentra en la Selva El Ocote, como parte del Cañón del Río la Venta, que para llegar a ella requiere acampar, practicar rappel y caminar por 2 días (o incluso 3) entre la vida selvática.

 

Para llegar al corazón de este punto, deberás descender al interior del Arco, a travès de rappel, habiéndote cambiado anteriormente las botas de senderismo por los zapatos de agua, ya que caes directamente al río.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Trino Aguilar Flores (@trino_merida)

 

Al ser una maravilla completamente natural, esta obedece a los ciclos de lluvias y por tanto, requiere respetar los meses en los que la profundidad del río desciende. Estos meses son febrero y marzo, idóneos por lo regular para incluso encender una fogata.

 

Recuerda traer repelente y papel de baño, ya que la selva será el lugar para hacer tus necesidades, así como llevar dos litros de agua por persona, que serán suficientes si rellenas tu envase en los manantiales.

 

Muy importante llevar alimentos sencillos de preparar, como atún e incluso barras energéticas y aún más importante, llevarte contigo la basura que generes.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Fernanda Miranda (@fermirandas)

 

Si te interesó conocer alguno de los destinos mencionados este blog, haz la timidez a un lado y envíanos un DM al ig @visitchiapas.mx o un mensaje al Fb @visitchiapasmx, para darte todos los detalles que necesites para tu próxima aventura, no sin antes darle compartir a este blog si fue de tu agrado.

Artículos relacionados

Otros artículos que te pueden interesar